El Saler y Buenavista, galardonados con el Premio Madera Verde de Responsabilidad Medioambiental

Positiva respuesta de los campos de golf españoles


El Saler y Buenavista han sido galardonados con el ‘Premio Madera Verde de Responsabilidad Ambiental 2006’ para campos de golf, promovido por la Asociación para la Promoción de Actividades Socioculturales (APAS) en colaboración con la Real Federación Española de Golf y técnicos especialistas en materia ambiental.


Los citados galardones serán entregados a sus respectivos responsables, Marian Montero Cuadrado y Emilio Luque, durante la tradicional Gala del Golf Español organizada por la Real Federación Española de Golf, que se celebrará el próximo 14 de diciembre en Madrid.


El objetivo de este ‘Premio Madera Verde de Responsabilidad Ambiental’ es dar a conocer a la sociedad los numerosos aspectos positivos que el golf le aporta y evidenciar los esfuerzos que en materia ambiental ya vienen realizando de forma voluntaria los titulares y gestores de los campos de golf.


El Jurado Nacional de este ‘Premio Madera Verde de Responsabilidad Ambiental’ ha tenido en cuenta para su decisión tres criterios fundamentales: construcción del campo, gestión del mismo y sensibilización de la entidad hacia sus usuarios. Según su criterio, tanto El Saler, en Valencia, como Buenavista, en Tenerife, constituyen dos claros ejemplos de instituciones con alto grado de respeto medioambiental.


En el caso de El Saler, que optó por segunda vez a este Premio, destaca su emplazamiento, dentro del Espacio Natural Protegido de La Albufera. No en vano, el veterano recorrido valenciano, inaugurado en 1968, representa a la perfección la transición de playa a duna en el marco de un terrero que, gracias a la existencia del campo de golf, restringe el paso de vehículos y personas, lo que permite el crecimiento de especies que no existen en otras zonas similares, una interesante microreserva vegetal a la que contribuye el campo de golf.


Caracterizado desde hace años por el compromiso de la dirección y de sus empleados en las cuestiones medioambientales, El Saler aplica sistemas de gestión integral en sus instalaciones.


Buenavista, por su parte, supone otro ejemplo de campo de golf respetuoso con el lugar donde se ubica, en la costa noreste de la isla de Tenerife, en una zona limítrofe con el Parque Nacional del Teide. Situado en un barranco donde hace años existía una plantación de plataneras, Buenavista resuelve de forma óptima las cuestiones paisajísticas, con vistas espectaculares sobre el océano Atlántico, además de albergar interesantes microreservas de flora endémica canaria.


Este campo de golf canario utiliza para su riego una desaladora, teniendo previsto la ampliación de la actual instalación para generar excedentes hídricos que puedan ser utilizados, de ser necesario, en el municipio donde se emplaza. Buenavista aplica además los criterios de sostenibilidad medioambiental que ampara desde hace años el Gobierno de Canarias y que tantos beneficios está generando en las Islas Afortunadas.


El Jurado Nacional de este ‘Premio Madera Verde de Responsabilidad Ambiental’ resaltó la necesidad de involucrar aún más a los campos de golf españoles en la línea de elevado compromiso medioambiental adquirida desde hace tiempo por un número cada vez más elevado de ellos.


No en vano, 62 campos optaron en esta ocasión al galardón, de los que seis (El Saler, Buenavista, Montanya, Playa de Pals, Santa Marina y Golf Santander) accedieron a la fase final tras la evaluación del Comité Técnico de los ‘Premios Madera Verde de Responsabilidad Medioambiental’.


Todos los finalistas recibirán un Diploma de Honor, mientras que aquellos clubes que presentaron la documentación para acceder al premio consiguen un Diploma acreditativo de su gestión medioambiental responsable.


El Jurado Nacional de este ‘Premio Madera Verde de Responsabilidad Ambiental’ ha estado integrado por Emma Villacieros, Presidenta de la RFEG; Leandro Sequeiros, Coordinador General de Prevención y Calidad Ambiental de la Consejería de Medioambiente de la Junta de Andalucía; Mario Trigo, Coordinador de Programas Ambientales de la Consejería de Medioambiente de la Junta de Andalucía; José María recio, Profesor Titular de la Cátedra de Ecología de la Universidad de Córdoba; Óscar Maqueda, Director de la revista especializada Golf Digest; Arturo Arenillas, Presidente de la Asociación Española de Greenkeepers; Iñigo Sobrini, Presidente de la Asociación Española de Evaluación Ambiental; Silvia Plaza, miembro de la Junta Directova de ka Asociación de Profesionales de Golf; y Pedro Zugasti, Presidente de la Asociación para la Promoción de Actividades Socioculturales.


En 2004, año en que vio la luz esta iniciativa medioambiental, los campos de golf galardonados fueron Ulzama y El Prat, mientras que en la pasada edición esta distinción recayó en Desert Springs y La Herrería.


Fuente: RFEG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *