Broche de oro en Abama para el Audi Quattro Cup

Los españoles no pudieron repetir triunfo
Tras todo un año compitiendo en más de 51 países lo que le ha permitido reunir a más de 78000 jugadores, el Audi Quattro Cup, puede que el torneo amateur más importante del mundo, ha celebrado su gran final internacional y lo ha hecho en Abama (Tenerife) confirmando de paso lo que muchos sabíamos ya, que el complejo de Abama es uno de los más selectos del mundo.


Las atenciones para con los jugadores y sus acompañantes fueron constantes, pero lo que más destacaron todos los participantes fue el trato dado que les hizo creerse como si fuesen jugadores profesionales y aquello fuese el Masters de Augusta. Los desplazamientos eran en coches de la marca, las condiciones de entrenamiento era extraordinarias, y sobre todo el máximo cuidado en que todos los detalles, por muy insignificantes que fuesen, resultasen del agrado de todos.


España registro antes de empezar la competición, la baja de una de sus mejores bazas puesto que la pareja de El Prat formada por Jordi Serrano y Xavi Puig tuvo que renunciar por motivos personales. Ellos que había destrozado el recorrido rosa de El Prat eran a priori unos firmes candidatos a la victoria scratch. Pero no por ello las opciones españolas disminuían ya que Bosco de Checa y Ventura Martí-Vilardell se presentaban muy en forma y conscientes de la responsabilidad de tener que defender la victoria española cosechada 12 meses antes.


Junto a ellos iban a estar los canarios Jacinto Artiles y Pedro Montesdeoca, que pusieron toda su buena voluntad y empeño, pero pagaron en exceso el hecho de haber sido llamados a última hora y sobre todo la presión de jugar en casa, especialmente la primera jornada.


En estos primeros 18 hoyos se fueron muchas de las opciones españolas. El viento y los complicados greenes de Abama iban a pasar factura. La clasificación general la encabezaban los suecos con los nuestros muy por detrás. Afortunadamente el segundo día iba a ser mucho mejor. Fuera ya presión, las dos parejas salieron a vengarse del campo y dejar el pabellón lo más alto posible. Los canarios mejoraron aunque al final se tuvieron que conformar con un puesto entre los 20 mejores, entre más de 100 parejas, mientras que los catalanes de San Cugat demostraron que ellos eran tambien unos candidatos a la victoria final, y su espectacular jornada, basada en la toma de muchos riesgos, dio sus frutos y aunque no pudieron desbancar a los suecos, si se hicieron con el segundo puesto scratch la clasificación que demuestra realmente las fuerzas en competición.


No se pudo repetir el éxito del año pasado pero todos prometieron ponerse en forma para intentar disputar la final del año que viene y poder quitarse la espina de éste año. Se rumorea que la final será en Australia, precioso destino que sin duda será una motivación suplementaria para que el Audi Quattro Cup vuelva a ser un referente en los torneos aficionados del mundo.


Fuente: Javier Pinedo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *