Finaliza el primer curso de larga duración de la Fundación Española de Golf Especial, Curso Vodafone

Curso de Golf EspecialLa Fundación Española de Golf Especial ha clausurado el primer curso de larga duración dirigido a  niños con minusvalías físicas y psíquicas, impartido en el Centro Nacional de Golf. Un total de 10 alumnos han participado en el curso que ha sido financiado por la Fundación Vodafone.


Es la primera vez que se realizar un curso de estas características,  con un total de 26 clases de 90 minutos de duración que se han celebrado desde el pasado mes de mayo a enero 2008. En este periodo se ha producido una evolución constante en los niños, no sólo en aspectos técnicos del golf, sino en otros como refuerzo de la autoestima, mejora de la psicomotricidad, aumento de la sociabilidad y, en definitiva, de la integración de los participantes.


Los alumnos con discapacidad intelectual han trabajado el movimiento del swing y han logrado realizar una rutina previa al golpe, lo que les permite desarrollar su atención y concentración.  “Estos niños tienen dañado el aparato psicomotor y su percepción de las cosas es muy diferente a la nuestra. Con el swing de golf, el alumno trabaja las posiciones, entendidas éstas sobre los tres ejes corporales. Al alumno se le enseña a formar la memoria del espacio interno (pasar el peso de una pierna a la otra, mantener bien agarrado el palo, orientarlo hacia arriba etc) y a que golpee con una orientación clara, lo que le da una percepción posterior de su espacio externo. Este ejercicio es muy beneficioso para mejorar su memoria de tarea, muy deteriorada en estos niños”, explica Rodrigo Cuadrado,  presidente de la Fundación. También han aprendido a diferenciar los diferentes palos que tienen en la bolsa y a saber que cuanto más largo es el palo  cogen más distancia  y viceversa.


En cuanto al juego corto, los niños han aprendido a chipear, aprochar y  patear viendo la diferencia entre hacer que la bola vuele y hacer que ruede. “Dentro del green saben cuál es el orden de juego, han aprendido a marcar la bola siempre después de un golpe y conseguimos que memoricen los golpes que han hecho hasta que meten la bola en el hoyo. Solemos siempre jugar un campeonato de putt que les viene muy bien para aprender a  trabajar en grupo y a que planifiquen una acción antes de ejecutarla”, añade.


Los alumnos con discapacidad física pueden dar la clase de una manera más completa ya que no tienen ningún problema para comprender lo que se les está enseñando. De hecho, las clases son como las de cualquier niño sin discapacidad pero amoldando el swing al tipo de problema que tengan.
 En el juego largo han aprendido a seguir una rutina de colocación previa al golpe, a hacer el swing, a trabajar con todos los palos de la bolsa y saber la diferencia que hay entre todos ellos. En el juego corto han aprendido a aprochar, chipear y patear, además de saber comportarse en el campo y jugar campeonatos sin la ayuda de los profesores.


La experiencia de este curso ha sido ha sido extremadamente positiva,  según destaca Rodrigo Cuadrado. “Para nosotros lo importante es que los niños se diviertan con el golf y que eso les permita mejorar su relación con los demás y su integración, ese es el objetivo que perseguimos desde la Fundación y estos cursos son una gran herramienta para conseguirlo, por lo que estamos muy agradecidos a la Fundación Vodafone”.


La Fundación Española de Golf Especial nació a comienzos de 2007 y entre los proyectos que tiene para este año se encuentran la apertura de seis Escuelas de Golf Especial, la celebración de Campamentos de verano, la firma de acuerdos con diferentes asociaciones como la Fundación Síndrome de Down y la organización del Campeonato de Europa en octubre.


Fuente: Fundación Española de Golf Especial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *