Olazábal, Jiménez, Garrrido y Cabanillas compartieron jornada con los finalistas Lacoste Promesas

Jiménez y los Lacoste PromesasJorge Simón y Ana Fernández de Mesa, líderes tras la primera vuelta
Rocío Sánchez Lobato se adjudica la Playstation 3 en un concurso de putt


Los veinte Lacoste Promesas, que mañana disputarán la jornada final para decidir a los campeones de esta cuarta edición, vivieron ayer un día inolvidable junto a José María Olazábal, Miguel Ángel Jiménez, Nacho Garrido y Laura Cabanillas en La Manga Golf.


El día comenzó en el campo de prácticas, donde les esperaban Jiménez, Garrido y Cabanillas para enseñarles todo tipo de golpes para controlar la bola. Jiménez les explicó cómo pegarla alta, baja, con fade y draw según las distintas situaciones en el campo. Dijo que el swing de los jóvenes Lacoste Promesas era más que bueno y para eso estaban sus profesores habituales, por lo que incidió más en golpes complicados según la estrategia en el campo. “Coge el palo más corto, ponte más cerca de la pelota y el ángulo de ataque es más corto, más directo a la pelota, y si lo haces así te saldrá más tendida, más baja. No le des tanta velocidad al swing”.


Mientras tanto, Nacho Garrido enseñaba a otro grupo cómo jugar los hierros medios con viento, “¿lo habéis cogido bien? Lo más importante no sólo es saber jugarlo sino ser capaz de enseñarlo a otros, lo que quiere decir que lo lleváis dentro”.


Olazábal y Garrido con los Lacoste PromesasDurante la disertación de Jiménez y tras haber dado un golpazo para que aprendiesen los jóvenes, apareció Olazábal y la alegría de los dos íntimos amigos al verse fue enorme, “vascorro, qué alegría tenerte otra vez entre nosotros”, “Pisha, tú estás igual”. Y el doble campeón del Masters de Augusta animó a los chicos, “pero, ¿no le vais a decir nada a Miguel? Ha dado un cañonazo con esa bola”.


Después de las lecciones en el campo de prácticas los campeones salieron al campo y acompañaron a los Lacoste Promesas en su vuelta de entrenamiento, Jiménez y Olazábal montados en una scooter y el vasco suplicó, “no vale reírse de los abuelos como nosotros, que todo llega”.


Cada profesional jugó dos o tres hoyos con cada grupo y no sólo les enseñaron la técnica en el campo sino que fueron charlando de todo. Emilio Cuartero, campeón del British Boys, contó a Olazábal que desde la victoria no había hecho gran cosa y jugaba muy presionado, “todos esperan que gane y es un poco difícil, no consigo hacer nada”. Chema le aconsejó: “paciencia, no te preocupes que esa racha pasa, sé que es difícil hacerlo, pero debes intentar salir al campo a disfrutar cada golpe sin pensar en otras cosas”.


Cabanillas con las chicas del Lacoste PromesasLaura Cabanillas, la jugadora del Circuito Europeo Femenino, contestó mientras caminaban de hoyo a hoyo las preguntas de Ana Fernández de Mesa, Elia Folch, Rocío Sánchez Lobato y Olivia Ferrer, muy preocupadas en saber “cómo se puede formar una familia y a la vez viajar y competir, y qué se hace cuando se tienen hijos y eres profesional”. La malagueña, con su gracia habitual, respondió que “de vez en cuando es muy bueno marcharse a competir y darse unas vacaciones, luego se coge al marido con más ganas”.


Olazábal no pudo jugar debido a la “inflamación de las terminaciones que se insertan en los tendones”, que le mantiene apartado de la competición desde hace unos meses, pero sí acompañó a los jóvenes Lacoste durante todo el día. “¿Tenéis las distancias del campo? Es muy importante que os acostumbréis a consultarlas”. Se asombró con el juego de los veinte finalistas, “¡qué tirazo! Vaya campeones tenemos en España, este año creo que el nivel de los chicos ha subido muchísimo, son buenísimos, las perspectivas del golf español de alta competición son muy buenas. En ediciones anteriores me acuerdo que era mejor el nivel de las chicas (con Carlota Ciganda y Marta Silva), pero esta vez están más igualados”.


Chema y Hugo Menéndez estuvieron hablando de los links donde se juega el Open Británico y prestigiosos torneos amateurs como el McGregor Trophy (Británico Sub-16, del que el asturiano es actual subcampeón). “A mí me ha pasado”, afirmó Olazábal, “el día de entrenamiento piensas ¿qué hace aquí este bunker? Y al día siguiente sopla el viento y el bunker entra en juego, eso es lo bonito de los links, son todos unos campazos. Ahí tienes que aprender a jugar a favor y en contra del viento, a veces muy cambiante”.  


Nacho Garrido siempre formaba pareja con uno de los componentes del partido y se jugaban dos bolas contra los otros dos; durante dos hoyos se unió al catalán Eric Carpintero -“a ver cómo nos sale este dúo Madrid-Barça”- y en el siguiente se retaron a un concurso de drive. Eric quiso saber, “Nacho, si Tiger empala bien la bola, ¿cuánto te saca?”, y el campeón respondió que “una media de 15 metros, unas veces 25 y otras 10”.


El madrileño Jorge Simón admiró el juego de Garrido –“tres hoyos tres birdies, así no hay quien le gane”-, tanto como el jugador de la Ryder Cup 97 se asombró con “la actitud de Jorge en el campo, pues no sólo le da bien a la bola sino que lo mejor son sus maneras, muy profesional”.


Laura Cabanillas oía todo el tiempo cómo se llamaban “freaky” unos Lacoste Promesas a otros y preguntó qué quería decir dicho adjetivo. Emilio Cuartero se lo aclaró y la malagueña le explicó que en su “pueblo, San Pedro de Alcántara, a eso no le dicen freaky sino empanao”.


Durante los tres últimos hoyos del recorrido las apuestas entre los Lacoste Promesas y los campeones subieron de tono, ya no se jugaban unas “shirlas” (bolas Sxrixon según Jiménez) sino que estaban en juego el pelo rizado de Jorge Simón y la coleta de Jiménez, con Olazábal como testigo, que gritó a su amigo el malagueño tras una fantástica salida en el hoyo 18: “¡ese es mi Miguelón, olé el Pisha!”. Los aficionados de La Manga, enterados de la presencia de los profesionales y los Lacoste Promesas, salieron al campo y también fueron testigos de excepción de la apuesta de los pelos que terminó  con empate de los dos gracias a un gran birdie en el hoyo 18, por lo que no fue necesario coger las tijeras. 


Hoy, tras la primera vuelta, lideran el torneo la gaditana Ana Fernández de Mesa con 72 golpes, 1 bajo par, y el madrileño Jorge Simón con 71, menos 2. Por la tarde, los veinte finalistas Lacoste Promesas han participado en un campeonato de putt y la ganadora ha sido la malagueña Rocío Sánchez Lobato, que se ha llevado un premio muy especial, una Playstation 3.


CLASIFICACIÓN PRIMERA VUELTA


FERNANDEZ DE MESA, ANA
 72
 
SANCHEZ LOBATO, ROCIO
 74
 
JIMENEZ MARTIN, NOEMI
 75
 
SALAVERRIA AZANZA, NEREA
 75
 
ARRESE CORTADELLAS, ANNA
 75
 
FOLCH SOLA, ELIA
 80
 
BLASCO ESTEVE, ALMUDENA
 81
 
FERRER SAURA, OLIVIA
 82
 
ALVAREZ ALONSO, MARLIS
 82
 
GARCIA FRANCO, BELEN
 89
 
SIMON DE MIGUEL, JORGE
 71
 
MENENDEZ MENENDEZ-MORAN, HUGO
 72
 
ALONSO RUIZSANCHEZ, ENRIQUE
 73
 
GALLEGOS MARSAL, JAVIER
 74
 
CUARTERO BLANCO, EMILIO
 74
 
ALVAREZ ASOREY, HUGO
 77
 
OTAEGUI JAUREGUI, ADRIAN
 78
 
CARPINTERO ARTIGAS, ERIC
 79
 
MENA GAVIRA, FRANCISCO JOSE
 84
 
SANCHEZ PEREZ, FELIX ALBERTO
 84


Fuente: Mª Acacia López-Bachiller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *