Pablo Martín defiende título en el Estoril Open de Portugal

Foto hecha por JORGE ANDRÉU, en la que están Pablo y su hermano Gonzalo Martín en el MAPFRE Open de Andalucía by Valle Romano, celebrado en Aloha Golf.El malagueño Pablo Martín defiende el título en el Estoril Open de Portugal, que comienza mañana en el campo de Oitavos Dunes. Pablo escribió el año pasado una página en la historia del golf al adjudicarse el torneo portugués, siendo el primer amateur en imponerse en una prueba del Circuito Europeo, desde que éste se constituyó como tal en 1972.


Pablo empezó a jugar al golf a los 5 años en Guadalhorce (Málaga), y fue durante el Canarias Open de España del 2003 en Costa Adeje (Tenerife) cuando con 17 años se dio a conocer, al terminar la tercera jornada co-liderando junto a otros cinco jugadores para finalizar el torneo en el puesto 22º.


Los últimos meses han sido un poco complicados para el joven malagueño (este mes cumple 22 años) y, tras fallar varios cortes seguidos, tomó la decisión de volver a Oklahoma State University a ver al entrenador que allí le había preparado.


Pablo Martín: “Estaba bastante desesperado con mi juego, había fallado 15 cortes seguidos y me sentía un poco desorientado, era frustrante, por lo que decidí volver a Oklahoma a ver a mi preparador de la Universidad.


Allí me ha ido muy bien en el sentido en que me ha servido para entender ahora mejor el swing, y creo que mi actitud en el campo también ha mejorado. Sin embargo, me he dado cuenta de que la enseñanza en Estados Unidos es demasiado técnica, me encontraba jugando en el campo y pensando en tantas cosas que debía aplicar al swing, que era imposible jugar bien y concentrarme, estaba perdiendo la naturalidad en mi juego y tenía la cabeza en demasiados sitios.


Miguel Ángel (Jiménez) me lo había advertido, “ten cuidado, allí todo es mucho tecnicismo y luego no lo puedes aplicar cuando estás compitiendo, te tienes que olvidar de lo que te han dicho y tratar de jugar natural”. En Guadalhorce nos hemos pasado toda la vida jugando y de clases… lo justito. Desde muy chiquitillos éramos un grupo de niños que teníamos la suerte de jugar con Miguel Ángel Jiménez, Carlos Rodiles, Tomás Jesús Muñoz…, los profesionales nos trataban de maravilla, nos gustaba jugar con ellos y teníamos la inmensa suerte de poder hacerlo. Dábamos algunas clases con nuestro profe, Sebastián Bruna (hermano por parte de madre de Salvador Balbuena), que nos decía “sube, baja y endíñale”, eso era todo, y nos dejaba que desplegásemos cada uno nuestro propio juego.


En las últimas semanas me he visto jugando mejor y dándole bien a la bola, bastante más cómodo por el campo, aunque no han entrado los putts. Todavía sé que tengo algunas cosas que pulir, por ejemplo, el último día en el MAPFRE Open de Andalucía by Valle Romano jugué el hoyo 18 como un amateur y no como un profesional. Pensé, “coge el driver y luego un hierrito corto y haces birdie”, y tenía que haber sido más conservador, el birdie se convirtió en un doblebogey, jugué con mentalidad de amateur y me costó por lo menos 4.000 euros. Terminé más cabreado que un chino, aunque después de firmar la tarjeta ya se me había pasado. Cuando era amateur podía jugar arriesgando más, quería ganar, pero si no ganaba no pasaba nada; ahora, un golpe que no piensas te puede costar mucho, y me doy cuenta de que es en esas cosas en las que todavía tengo mucho que aprender y mejorar”.


Miguel Ángel Jiménez siempre ha alabado el juego de Pablo: “Tiene un enorme potencial y un gran futuro, es muy buen jugador. Le conozco y le llevo viendo jugar desde que era muy pequeño. Lo mejor de Pablo es su gran imaginación, él ve golpes que otros no ven y a nadie se le ocurriría dar, son unos golpes imaginativos geniales”. 


Fuente: Mª Acacia López-Bachiller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *