El Volvo Masters visto por los periodistas especializados

El Volvo Masters, la Gran Final del Circuito Europeo que tiene lugar esta semana en el Club de Golf Valderrama, cumple veinte años. Hoy continúan opinando varios periodistas que han vivido el torneo en primera persona.


JOHN HOPKINS, THE TIMES


Todo lo que Valderrama ha cambiado en estos años, lo diferentes que son la Casa Club y el Centro de Prensa, y los hoyos que han cambiado completamente su fisonomía y son totalmente distintos a lo que eran; por todo ello, cuando pienso en Valderrama me vienen a la cabeza cosas que no han cambiado. Si es octubre o noviembre, ¡debe ser Valderrama! Un vuelo a Gibraltar o Málaga y un paseo por la costa, para llegar al club. Los alcornoques son los mismos, el viento de poniente continúa soplando en la misma dirección, el Levante en la opuesta. La vista del green del 11 es tan magnífica como la comida en la Casa Club. Este es mi decimonoveno torneo, y la frase que me viene a la cabeza cuando echo la vista atrás y trato de resumir todos estos años desde 1987 es: “Plus ça change, plus c´est la meme chose” (Por más que cambie sigue igual). Una frase en francés no es la más adecuada en España, pero da el pego. 


MIGUEL NIETO, DIARIO SUR, COSTA DEL GOLF


Veinte años no son nada o, en cambio, son justo mucho. Es el caso de este torneo con tanta alma como bellotas. Lo del fruto apepinado  no es asunto bobo en tiempos convulsos donde demonizar el golf y sus gentes se ha convertido en deporte nacional. Valderrama y Andalucía conforman una alianza insuperable merced al impulso del Volvo de los maestros. Su impacto deportivo, económico y de imagen se lo saben al dedillo. Déjenme que, más rupestre, me fije en las bellotas, paradigma de por donde debe discurrir en esta tierra el futuro de este deporte: grandes torneos, mejores jugadores y soberbios recorridos como bandera. El Volvo Masters no se podría entender sin Valderrama, este campo nemoroso tachonado de alcornoques donde las bellotas –aparte de entrar en juego– junto con sus nutrias, avifauna y flora conforman en sí mismo un paraíso natural ¿Respeto al medio ambiente, desarrollo sostenible, sentido común, hito deportivo? Aquí tienen prebostes, aficionados y detractores un modelo a seguir. No hacen falta hojas de ruta para avizorar el camino del progreso del golf en esta tierra, emporio europeo del verde. Basta con una senda. Pero no se engañen, no es un torneo para belloteros. Lo comprobarán, veinte años después. Disfruten.


RUBÉN ALMAGRO, EUROPA SUR, DIARIO DE CÁDIZ, DIARIO DE JEREZ


Veinte años que han cambiado nuestra vida


Hace ya dos décadas, cuando el golf de élite empezó a aterrizar en San Roque, cuando La Cañada era más una quimera que otra cosa, emplear cuatro o cinco páginas en contar lo que sucedía en las primeras ediciones del Volvo Masters se consideraba más ‘el capricho de un periodista joven que acabará por darse cuenta de que esto no lo interesa a nadie’ que otra cosa. Veinte años más tarde, este deporte se ha consagrado en uno de los principales motores económicos del Campo de Gibraltar por su condición de reclamo turístico y toda atención parece poca por parte de los medios de comunicación.


Es una forma como otra cualquiera de decir que el golf  ha cambiado la vida de esta comarca y no sólo por la celebración de grandes citas, sino porque se ha constituido en una oferta deportiva que, especialmente para los jóvenes sanroqueños, tiene un atractivo gigantesco. Una de las pruebas de esta metamorfosis es que los chavales de la zona no sólo quieren ser ya Ronaldinho o Casillas, ahora también sueñan con emular a Tiger Woods o Ernie Els e incluso a Juan, Daniel, Raúl y por supuesto Álvaro Quirós, héroes cercanos que ya han demostrado que saliendo de las calles de Guadiaro se puede llegar a lo más alto del circuito europeo. Y los que vienen por detrás lo hacen apretando.


Durante estos últimos veinte años, en los que Valderrama ha acogido una Ryder Cup, pruebas del Campeonato del Mundo y Volvo Masters más que suficientes para demostrar que es un escenario de ensueño, han paseado por sus calles los mejores jugadores del planeta. Todos, recibidos con un enorme respeto preñado de admiración. La admiración de una afición que cada vez entiende más. Y es que ya hace mucho que acudir al último torneo del circuito europeo es sólo una cuestión social. En eso, también se ha producido un cambio radical en las dos últimas décadas.


ANTONIO TOMÁS, AGENCIA EFE


Que no falta detalle en el Volvo Masters es algo que apreciamos todos los que concurrimos a este torneo de fin de campaña, unos para trabajar y otros, más afortunados aún, para seguirlo como aficionados al golf. En su vigésima edición, Volvo vuelve a dar la talla: instó al Comité de Jugadores del circuito a que cursara invitaciones para los antiguos campeones. Lyle, Rafferty o Cejka, por ejemplo, estarán este año en Valderrama. La medida es más que plausible, y esperamos que para la vigésimo quinta edición haya más sorpresas en esa línea y, sobre todas las cosas, que el torneo siga disputándose en suelo andaluz.


RAFAEL ROMAGUERA, ONDA CERO ALGECIRAS


Aprovecho la oportunidad que se me ofrece, para desde aquí felicitar al VOLVO MASTERS, por su 20 cumpleaños.


Del 1 al 4 de Noviembre, volveremos a disfrutar en nuestra zona de un acontecimiento tan importante como la celebración del VOLVO MASTERS de Golf. Hace 20 años ya algunos nos dimos cuenta de que esto serÍa algo verdaderamente importante para la zona del Campo de Gibraltar y sobre todo para San Roque, la promoción que se le ha dado a la zona, ha hecho que hoy, 20 años después, seamos una de las zonas mas privilegiadas de Europa para la practica del golf, y no me cabe duda que El VOLVO MASTERS junto con la celebración de la RYDER CUP del 97 y la afición que existe en esta zona, han tenido mucha culpa de ello.


Un año mas tenemos la oportunidad, que se nos ofrece, de ver de cerca a los mejores jugadores del circuito Europeo y como no, ver y “pisar” VALDERRAMA, que para un aficionado es pisar uno de los mejores campos del mundo.


Lo dicho, felicidades a VOLVO MASTERS por su 20 cumpleaños y dar las gracias por traernos este evento al Campo de Gibraltar, como se dice en estos casos “Y que sean muchos mas…..”.


ANTONIO SÁNCHEZ, ANDALUCÍA GOLF


Volvo Masters, que cumple veinte años, todo un clásico ya, es sin duda el torneo más importante de cuantos se juegan en España, por la cuantía de los premios, por los jugadores que compiten, por ser la gran final del Tour Europeo, por el campo donde se juega…


Volvo Masters y Valderrama han logrado una simbiosis perfecta y ambos se benefician mutuamente del gran nivel alcanzado y la enorme repercusión conseguida.
El hecho de que este torneo se juegue en el que ha sido calificado como el mejor campo de la Europa continental, que además presenta un altísimo grado de exigencia, le ha dado a la competición un prestigio añadido. Valderrama, por su parte, ha conseguido ser reconocido como un gran campo de élite a nivel mundial fundamentalmente por Volvo Masters. La Ryder Cup, los campeonatos del mundo, etc. vinieron después y quizás como consecuencia de. Por lo que respecta a la promoción internacional de la oferta turística del golf andaluz, este es el mejor escaparate con el que contamos.


PATRICIA DAVIES, FREE LANCE, GRAN BRETAÑA


Siempre ha sido una alegría venir al Volvo Masters, no sólo porque está garantizado un gran e intenso espectáculo golfístico, sino porque es agradable sentirse querido. Mel Pyatt ha sabido apreciar constantemente el papel que los periodistas juegan en la escena del golf en general –los  grandes y exitosos torneos no serían tales sin apoyo- y en todo momento nos ha tratado con cariño y respeto. Él y Mike Stickney están invariablemente a mano si les necesitamos, y Mariaca y su magnífico equipo hacen verdad el dicho “lo mejor es enemigo de lo bueno”.


GUILLERMO SALMERÓN, RADIO MARCA, GACETA DE LOS NEGOCIOS


Uno de los pilares del aumento de la afición del golf en España ha sido, sin duda, el Volvo Masters.


En este torneo que se ha celebrado durante los últimos veinte años en nuestro país de forma ininterrumpida han estado algunos de los mejores jugadores del mundo que han ayudado también a que muchos aficionados descubrieran por primera vez este deporte de la mano de profesionales de la calidad de Sandy Lyle, Nick Faldo, Colin Montgomerie, Bernhard Langer o Severiano Ballesteros.


Hasta la llegada del Volvo Masters a España la presencia de público en los torneos era testimonial pero desde su primera edición Valderrama siempre ha sido centro de reunión de aficionados españoles y extranjeros que venían a ver a los mejores jugadores de Europa. Quizá por eso, por que el Volvo Masters siempre ha tenido una nómina de participantes excelente y porque la emoción ha sido la nota predominante en todas y cada una de sus ediciones, este torneo debería de pasar a la historia del golf español como uno de sus estiletes más importantes a la hora de la promoción de este deporte en España.


Gracias a Valderrama y al Volvo Masters, España ha tenido la oportunidad de ver en directo a Tiger Woods, de vivir las emociones de una Ryder Cyp en la que Europa, con Seve Ballesteros a la cabeza, brindó uno de los mejores torneos que se recuerdan de la competición bienal y de vivir y sentir el golf en su máxima expresión.


Ojalá que el Volvo Masters siga en España muchos más años, eso significará que el golf seguirá creciendo en nuestro país de la mano del torneo más espectacular que se juega cada año en el Viejo Continente.


JOSÉ LUIS GARCÍA IGLESIAS, EL PERIÓDICO Y LA REVISTA DE SOTOGRANDE


Un aniversario muy especial


El Volvo Masters ha acompañado el desarrollo de Valderrama, Sotogrande y San Roque como epicentro de una zona que se ha convertido en la capital meridional del golf europeo. Durante estos 20 últimos años, el torneo ha coadyuvado de manera principal al progreso y la consolidación de un área de excelencia turística en la que se ha unido de manera indisoluble la calidad de sus ofertas con el cuidado del entorno natural, que se ha sabido conservar a pesar del crecimiento de las infraestructuras.


El vigésimo aniversario del Volvo Masters coincide también con los primeros diez años de vida del Grupo HCP comunicación, cuyas publicaciones han dado cobertura informativa a un acontecimiento que ha contribuido en gran medida al desarrollo de toda la zona y, en especial, al crecimiento del fenómeno del golf como deporte rey.


Este año, pues, desde El Periódico de Sotogrande celebramos doblemente un aniversario lleno de contenido para todos los que amamos a Valderrama, Sotogrande y San Roque. Felicidades a todos los que han hecho posible este acontecimiento y, en especial, a Mel Pyatt y a Jaime y Felipe Ortiz Patiño como artífices primordiales de la aventura.


PHILIPPE HERMANN, GOLFERS & CO, SUIZA


Lleno de ímpetu


Veinte años… El Volvo Masters festeja su vigésima celebración en un campo espectacular después de ir en busca de otro en Andalucía, cuando tuvo una crisis de adolescencia. ¿Pero, cómo alejarse de su casa? Forma parte integrante de un maravilloso torneo con el que se clausura la temporada europea, uno de los más importantes. Sin este par, el Circuito Europeo no tendría el mismo empaque. Primero, porque la calidad de su escenario es difícilmente igualable en Europa, incluso más allá, conducido por una familia en la que el golf corre por sus venas, hasta el punto de no haber dudado que la Ryder Cup se disputase en Valderrama, que no se podía comparar con los otros competidores.


Y llegó Volvo. Volvo pionero. Volvo valiente. Hace ya veinte años, cuando se analizan los esfuerzos hechos, el especialista se asombra. Volvo ha dado ejemplo, con personas como Mel Pyatt, a quien los profesionales le deberían estar eternamente agradecidos.


Pero no lo demuestran al comprobar que han despreciado a quien durante tanto tiempo les ha dado de comer.


El Volvo Masters festejará su vigésimo aniversario con los incondiocionales entre los que me encuentro, pero sin jugadores de renombre, incluso antiguos ganadores. Han preferido engrosar su cuenta jugando en Singapur y nadie ha reaccionado ante ello. Esto no les honra, pero allá ellos. Los ausentes nunca tienen razón.


YOLANDA ORDÓÑEZ, GOLF MONTHLY


Hace 20 años el golf era un deporte minoritario, practicado por las élites económicas y sociales del país, prácticamente las únicas interesadas también en la competición profesional, que en España apenas contaba con cobertura mediática. Con esos mimbres, Volvo y la PGA apostaron por traer a nuestro sur el torneo que cerraba la temporada en Europa, lo que no deja de tener su mérito. Campo excelente, propietario tenaz e instituciones andaluzas con visión de futuro al margen, lo cierto es que el Volvo Masters abrió una puerta importante al turismo, vendiendo clima -¿jugar en manga corta en noviembre?-, calidad –Valderrama- y progreso –se organizaba un acontecimiento deportivo de primer nivel- al mundo.


20 años después, España es un destino preferente de golf, donde se han multiplicado exponencialmente sus campos y sus jugadores autóctonos, y cuyo turismo contribuye a afianzar la primera industria de nuestro país.


JAVIER JIMÉNEZ, AGENCIA GNEWS, DOBLEBOGEY.COM


Poco podría imaginar Jaime Ortiz Patiño que la propuesta de Mel Pyatt para acoger en Valderrama el que sería el torneo más importante de la temporada, iba a convertir las exclusivas calles del club sanroqueño en un hervidero de gentes ávidas por disfrutar de un plantel de jugadores que solamente el Volvo Masters es capaz de atraer a nuestro país. Miles de personas que con su presencia avalan los desvelos y la inversión que Ortiz Patiño ha llevado a cabo durante estos cuatro lustros para convertir su campo en uno de los mejores del mundo y mantener un torneo que, de no ser en Valderrama, nunca se hubiera disputado en España. Un público, buen conocedor de este deporte, que con su presencia agradece a Volvo que cada otoño les acerque a los mejores jugadores de Europa y demuestra que en España, cuando hay buen golf hay espectadores.


DAVID DAVIES, THE OBSERVER, GRAN BRETAÑA


El Volvo Masters ha sido siempre el sueño de todo periodista. No es solo el lugar ideal para estar, en la casa club siempre nos hemos encontrado a gusto y la comida es fantástica; las condiciones de trabajo son también de primera clase. Pero todo esto no importaría si el torneo no tuviese importancia por si mismo. El Volvo Masters es uno de los pocos torneos del mundo que es trascendente más allá del propio torneo y del montante en premios. Es donde se decide el Número Uno de Europa, un título muy codiciado por algunos de los mejores jugadores del mundo y por ello hemos disfrutado de finales muy reñidos. ¿Mi favorito? El play-off de 1992 entre Sandy Lyle y Colin Montgomerie cuando este último pegó un espantoso hook en el primer hoyo extra, el 10, que casi mata a un grupo de periodistas que estábamos a la izquierda del tee. Le costó el torneo, y la oportunidad de quitarse de encima a algunos de sus detractores durante su magnífica carrera.


MARK GARROD, PRESS ASSOCIATION, GRAN BRETAÑA


Muchos recuerdos, por supuesto, pero ninguno gana al de 1994, el increíble 62 de Bernhard Langer, récord del campo mientras que Miguel Ángel Jiménez hacía albatros en el hoyo 17 el mismo día, y un final electrizante con Colin Montgomerie y Seve Ballesteros, los dos líderes del Orden de Mérito, saliendo en el último partido. Langer ganó el torneo, pero en un clímax fascinante cuando Ballesteros, que necesitaba hacer birdie para empatar, discutió durante 20 minutos por un dropaje sin penalidad porque su bola estaba junto a un agujero en la base de un alcornoque. Finalmente no lo logró, hizo bogey y, después de tanto esperar, también lo hizo Montgomerie, que necesitaba hacer birdie para forzar el play-off.


JAVIER PINEDO, GOLF +


20 años no son nada reza el tango, ni tampoco 20 ediciones como vamos a celebrar este año en Valderrama del último torneo del año para el circuito europeo podríamos decir y sin embargo… Para quienes llevamos un tiempo en esto del golf esta 20 edición del Volvo Masters nos sirve para comprobar lo mucho que todo ha cambiado y esas 20 ediciones nos sirven para tener una memoria histórica, que vocablo tan de moda ahora mismo, y poder afirmar con rotundidad que VOLVO ha conseguido cambiar en éste tiempo por completo la cara del golf europeo.


Efectivamente gracias a VOLVO el circuito europeo ha vivido su revolución industrial que le ha catapultado hacia mundos insospechados y sobre todo ha conseguido crecer y hacer crecer a sus jugadores de la mano del gigante del automóvil sueco. Hemos pasado de comportamientos pueblerinos a ganar las últimas ediciones de la Ryder. Hemos visto como en la clasificación mundial los norteamericanos ya han dejado de ser los dominadores y a una irrupción de los europeos y todo ello se lo debemos a VOLVO que ha contribuido a que el Tour europeo se haga cada año más y más profesional en todos y cada uno de sus planteamientos. Y sin embargo… Que poco agradecidos que son los jugadores y también los rectores del Tour ahora que precisamente se van a cumplir 20 ediciones del VOLVO Masters, puesto que no han hecho nada por intentar proteger al máximo su torneo estrella. Otros años con la excusa de verse confrontado al Tour Championship, pero esta vez no había excusas. Además se da la circunstancia de que éste año Mel Pyatt, el verdadero artífice de todo esto, se jubila y que mejor manera de rendirle homenaje que entre todos haber contribuido a que esta hubiese sido la mejor ediciones de cuantas se han disputado. Pero, y no descubro nada nuevo puesto que Quevedo ya nos desveló las miserias humanas con aquello de: “Poderoso caballero es Don Dinero”, algunos jugadores, y no de los peores, han preferido la llamada de algunos fijos, como si no ganasen suficiente dinero ya, y se olvidan que VOLVO tiene mucha culpa en ello, para dejar plantado al circuito europeo y sobre todo al mejor patrocinador que haya tenido jamás el circuito europeo.


Ni VOLVO ni Mel se merecían este trato pero de nada sirve lamentarse, aunque si es justo y necesario denunciarlo, ya que los ausentes siempre están equivocados, y si mirar hacía el futuro y sobre todo a la consolidación de un torneo que siempre ha estado por encima de los jugadores y que ya es un clásico en Europa y también en el mundo. En el fondo eso es lo más importante y si algunos pocos no lo quieren ver, demuestran claramente lo necios que son, la gran mayoría no piensa así y eso es lo importante.


NORMAN DABELL, REUTERS, GRAN BRETAÑA


Cuando atravieso la puerta de Valderrama vuelven los recuerdos. El Volvo Masters siempre ha sido el final de temporada para nosotros, la gran caravana del Tour, y lo hemos pasado de maravilla antes de “parón” invernal.


Todavía recuerdo la cara de John Fenton (BBC Radio), furioso, pegada al cristal de su cabina de radio, gritándome para que colgara el teléfono. Tuvimos un cruce de líneas y no pudo transmitir su crónica. Yo sí, pero el mundo entero se enteró de mi enfado.


¿Y lo bien que lo pasábamos levantando los carteles para que Marlies nos diese línea de teléfono?


El Volvo Masters siempre ha sido María Acacia cuidándonos como mamá gallina clueca, Marlies –látigo en la mano- con su incomparable estilo, a quien teníamos que toser para pedir línea de teléfono; Ione con su voz tan relajante; y las encantadoras chicas de María Acacia, que empezaron de adolescentes y ahora son también mamá gallinas. Son recuerdos de grandes amigos, Mel y Anders, Mike y Iris… y ¿no era divertido jugar al golf el sábado por la mañana en los pares tres con resaca?


El mejor de todos los recuerdos son nuestros dos queridos compañeros que ya no están con nosotros. ¿Recordáis a Billy “Bypass” Blighton y Frank Clough haciendo de Flanagan y Allen hace 20 años? Jamás lo olvidaré.


EAMONN POWER, ANDALUCÍA GOLF


Volvo y Valderrama, la pareja ideal


Años de duro trabajo, junto con una inversión masiva, fueron necesarios para que la Costa del Sol lograse el eslogan de “Destino líder en Europa para vacaciones de golf en invierno”, y añadido al apoyo de los medios, son el resultado de la decisión de Volvo de mantener el Volvo Masters en Valderrama.


El Volvo Masters es reconocido como un torneo muy especial y Valderrama siempre ha sido su hogar. Para alcanzar este estatus “especial” un torneo debe cumplir criterios muy estrictos entre los que se incluyen atraer a los mejores jugadores con un montante en premios de grandes proporciones. Volvo jamás ha escatimado en nada, menos en el montante en premios, por ello el Volvo Masters atrae a la flor y nata europea para su gran final. Después viene la parte más difícil, asegurarse de que el campo alcanza el alto nivel  exigido por los patrocinadores, que va a poner a prueba no sólo las aptitudes individuales del golfista sino también su temperamento.


En Valderrama, Volvo ha encontrado el socio perfecto. Su incomparable posición en el mundo del golf le dota de un aura que pocos, o ningún campo de golf  en Europa es capaz de igualar. El hecho de que la joya de Sotogrande haya sido votada entre los mejores campos de Europa durante muchos años, no es por accidente. Diseño y vista han sido los creadores: el diseño de Robert Trent Jones y la visión de futuro de Jaime Ortiz-Patiño. Valderrama nunca termina de cambiar. Desde que Trent Jones rediseñase el campo, se han hecho cambios importantes, mayores y menores. A pesar de todas las alteraciones está considerado  por los expertos en medio ambiente como “Una reserva natural donde la gente juega al golf”.


El motor de Valderrama es, por supuesto, Jimmy Patiño, un simple vistazo  sobre su queridísimo campo de golf te demuestra su pasión por el juego.


Tees inmaculados, calles y greenes con diferentes tonalidades de hierba, bunkers afilados que parecen haber sido cortados con tijeras. Esos lagos, que brillan con la luz del sol, los alcornoques que aparecieron en esta zona antes de que Colón tuviera la más mínima intención de llegar a América, y con todo esto se pueden hacer una idea de por qué el Volvo Masters se juega aquí.


Valderrama tiene a Jimmy Patiño como Volvo tiene a Mel Pyatt, sinónimo de perfecta organización. Cabeza de Volvo Event Management desde 1987, a quien debemos agradecer que convenciese a Jimmy para que Valderrama fuese sede del primer Volvo Masters. Ningún detalle escapa a los ojos de Mel, rodeado de un gran equipo.


Los entusiastas del golf no se van decepcionados del Volvo Masters. ¿Quién puede olvidar el emocionante final por el título el año pasado? ¿Y la lucha entre Langer y Montgomerie? ¿Ya han pasado cinco años?


¡Ay! Recuerdos, recuerdos, interminables conversaciones en el hoyo 19.


GREG ALLEN, R T E, IRLANDA


Siempre es excitante escapar del temprano invierno de Irlanda con destino a la bella Andalucía para el Volvo Masters.


El torneo y Valderrama tiene una calidad de élite que se percibe desde el momento que llegas y pones la vista en el campo. Desde la planta baja de la casa club se ven las sinuosas calles de los hoyos 1 y 10, mientras en el campo de prácticas que tienes en frente los mejores jugadores de Europa se preparan para en final de la temporada.


Siempre ha sido agradable seguir a mis compatriotas, pero especialmente el año pasado en que Padraig Harrington ganó el Orden de Mérito y quedó en segunda posición por detrás de Jeev Milkha Singh.


El año anterior fue Paul McGinley quien, completamente inspirado, completó los últimos 53 hoyos sin hacer un solo bogey para lograr la mayor victoria de su carrera. Un logro verdaderamente extraordinario alrededor de los alcornocales que rodean las calles de la obra de arte andaluza.


Incluso cuando el torneo se disputaba en Montecastillo, saboreamos dos fantásticas victorias irlandesas. Quién puede olvidar el magnífico 63 final de Darren Clarke para ganar en Jerez en 1998 mientras que, en el 91, Harrington esquivó el reto de su viejo amigo McGinley embocando un putt de 6 metros en el hoyo final para birdie y para la victoria.


Han sido 20 maravillosos años en los que se han asociado un patrocinio de cinco estrellas por parte de Volvo con la extraordinaria atmósfera y bonitas vistas de Valderrama. Esperemos que continúe”.


MIGUEL ÁNGEL CADEROT, REAL FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE GOLF


Una arruguita más por aquí, una cana más por allá, unas curvas de la felicidad algo más pronunciadas… el ritual, cada noviembre, desde hace veinte años, depara pequeñas novedades a quienes acuden con auténtica devoción a presenciar cada edición del Volvo Masters. Llegado este momento –¡¡cómo hemos cambiado!!–, resulta obligado destacar que lo que comenzó siendo un tímido retoño se ha convertido en torneo repleto de vigor, experiencia y espectacularidad. ¡¡Cumpleaños feliz y reconocimiento pleno a todos aquellos que desde los más diversos ámbitos han aportado su granito de arena para que, ojalá que durante muchos más, continúe la fiesta!!


JUAN JESÚS QUIRÓS, CANAL SUR RADIO


El Volvo Masters. 20 años no es nada ¿o si?


Hace ya 20 años que los andaluces podemos disfrutar de uno de los grandes torneos del panorama europeo. No es un Mayor pero para mí, poco le falta. Tiene a casi la totalidad de los mejores jugadores europeos pero sobre todo tiene algo de lo que carecen muchos eventos. EMOCIÓN. Sí, con mayúsculas. Porque hasta el último hoyo, el último golpe, el último put cualquier cosa puede pasar en Valderrama. Y lo digo como lo recuerdo. Yo he tenido la suerte de crecer a la par que este torneo. Por aquí he visto pasar a Vijay Singh, Sergio García, Severiano Ballesteros y un sinfín de grandes jugadores. He sido testigo, in situ, de las grandes gestas de Mark Mcnulty luchando contra el Levante o Bernhard Langer sacando toda su clase para hacer una de las mejores vueltas que se recuerdan sobre Valderrama. Todo cambia, y Valderrama ha cambiado físicamente. Ha crecido como lugar mítico de leyenda. El hoyo 17 ha sepultado multitud de sueños de jugadores muy grandes.  Como Valderrama, aquel chico de Guadiaro, que hoy les escribe,y que con apenas 4 años pisaba “Las Aves” como así se denominaba antiguamente, ahora tiene al placer de poder ver como Valderrama y Volvo han seguido unidos para convertirse en un GRANDE del European Tour. Un cierre de temporada en el que todos esperan estar. O esperamos estar. Cada uno en nuestro puesto. Pero me quedo con la pasión de los españoles que han jugado alguna vez el Volvo. Desde Sergio García hasta Juan Anglada pasando por Miguel Ángel Jiménez, Chema Olazábal o Severiano Ballesteros. La única pena, no poder ver a un guadiareño jugando en casa. En el año 90 el cubo de las bolas de prácticas con el apellido Quirós estaba preparado pero al final Juan Quirós no pudo jugar. Esperemos que el futuro nos depare la presencia de otro Quirós, Álvaro, enarbolando la bandera Guadiareña en Valderrama. Pasión y apoyo no faltará cuando llegue ese momento.


Fuente: Mª Acacia López-Bachiller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *