Guillermo Fernández Vara, inaugura oficialmente el Campo Público de Talayuela

Numerosas personalidades acudieron al acto en el campo cacereño
El Presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha inaugurado oficialmente el Campo de Golf Público de Talayuela (Cáceres) y el hotel construido en el mismo, completando la oferta golfística de esta Comunidad Autónoma, que cuenta con 3 campos de 18 hoyos –incluido el de Talayuela, el único de carácter público de Extremadura–, dos de 9 hoyos y un Pitch & Putt.


Junto al Presidente de la Junta de Extremadura estuvieron presentes, entre otros, el Alcalde de Talayuela, Raúl Miranda; el Presidente de la RFEG, Gonzaga Escauriaza; el Presidente de la Federación Extremeña de Golf, Jorge Campillo; y el Administrador del Hotel Talayuela Golf, José Manuel Moreno, así como gran número de personalidades de la vida política, social y deportiva extremeña.


Este inauguración oficial culmina un proceso que comenzó a mediados de febrero de 2002, cuando el Ayuntamiento de Talayuela firmó un Convenio de colaboración con la RFEG, quien ha supervisado desde entonces todo el desarrollo de construcción al margen de cofinanciar con sus fondos propios una parte significativa del proyecto, incluyendo su asesoramiento en cuestiones de mantenimiento y la gestión diaria propiamente dicha. La futura existencia de una Escuela Municipal forma parte de otro de los puntos del acuerdo firmado en el Convenio.


El Campo de Golf de Talayuela responde al concepto de promoción del golf en nuestro país impulsado por la RFEG y las Federaciones Autónomicas. Con las puertas abiertas al público desde mayo de 2005 y con diseño de Severiano Ballesteros, está ubicado en los terrenos cedidos por el Ayuntamiento de Talayuela, a unos pocos kilómetros al norte de Navalmoral de la Mata, apenas a hora y media de Madrid y a 15 minutos de la Comarca de la Vera.


Dotado de Casa Club con todo tipo de instalaciones y un hotel de 4 estrellas con spa dentro del recinto deportivo, el Campo de Golf de Talayuela se caracteriza por su máximo respeto a las condiciones naturales de la zona, con la Sierra de Gredos al fondo, aprovechando al máximo las vaguadas naturales del terreno para hacer las calles, de manera que la zona de arbolado, bastante densa, permanece intacta. De hecho, el campo está situado en una dehesa poblada de robles y encinas con unas vistas espectaculares sobre la citada Sierra de Gredos.


Fuente: Rfeg 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *