Los veteranos dominan el final de la temporada AEPJG

El Encín fin de la temporada AEPJGCasi de improviso llegó el preludio del invierno para saludar el torneo final de la temporada, en el que se disputaba una nueva edición del Víctor Ruiz. Cuarenta inscritos en principio, que al final quedaron en 35, lo que obligó a los organizadores a rehacer partidos y casar horarios y jugadores. Ausencias que perturban el buen desarrollo de la competición. Ello no empañó, sin embargo, el buen ambiente reinante en El Encín, cuyos links estaban impecablemente cuidados. Los numerosos bunkers seguían en su sitio, tan gigantescos y amenazadores como siempre, cuya atracción fatal tuvo la inestimable ayuda de fuertes ráfagas de viento. El frío se hizo notar a medida que avanzaba la jornada, hasta alcanzar su cénit coincidiendo con la llegada del último partido, preámbulo a su vez de la cena final, el mejor punto de encuentro de nuestro club.

Antes de la esperada entrega de trofeos y el ansiado reparto de regalos, las dificultades del campo no parecieron tales para veteranos como Ángel de Andrés y José María Izquierdo, que con 43 y 39 puntos stableford respectivamente demostraron que no hay límite de edad para bajar hándicap tan radical como espectacularmente. En scratch no hubo sorpresas y nuestros habituales campeones, Crescencio Argüeso y Carlos Sánchez Alcaraz siguen manteniendo su hegemonía. Carlos, por enésima vez, volvió a ganar el drive más largo, si bien en esta ocasión a punto estuvo de perderlo a manos de una mujer, Matilde Fernández Jarrin, cuya bola de salida apenas quedó a unos metros de la de Carlos. Obviamente, hay que aclarar que en El Encin las rojas están entre 90 y 110 metros delante de las amarillas, pero el reglamento de la prueba no aclaraba nada al respecto. En todo caso el hito de que una dama le gane a Carlos el drive más lejano habrá de esperar todavía un poco.

En cuanto al mejor aproach en el correspondiente par 3, éste correspondió a Kike Baptista, uno de los únicos cuatro jugadores que lograron coronar la enorme subida hasta el green, venciendo también la no menos meritoria resistencia de Eolo.

Entre los méritos de los que fui testigo, he de resaltar también los dos albatros conseguidos por Rosa del Río, contando con su hándicap claro está, marcas que le dejaron tan buen sabor de boca que promete dedicarle más tiempo al golf en la próxima temporada.

Mus, aperitivos y mucha conversación multilateral precedieron a la cena y a la amigable ceremonia de entrega de trofeos. El presidente, José María Sanjurjo, hizo el elogio, absolutamente merecido, de Felipe Sevillano, el autoproclamado Marqués de Pierdebolas. Su habitual socarronería, su sempiterno buen humor ya no estarán presentes con nosotros. A buen seguro que seguirá acuñando frases de ánimo o llenas de su fina ironía, en espera de nuevos compañeros de partida. No quiso que le viéramos en sus días finales, deseoso de que le recordáramos como siempre, sonriente, afable, compañero y amigo pleno de fuerza y vitalidad. Descanse en paz un gran periodista y una gran persona.

En cuanto al reparto final de “usmias”, resaltar la buena suerte de Mariano Burgos, que se hizo con el driver y la bolsa de palos en dos sacadas magistrales de su tarjeta por la presunta mano inocente de Matilde. Como casi siempre, hubo para todos. Algunos precisaron incluso de contenedores para acarrear trofeos y regalos. Dar las gracias a la Fundación Cofares, Yata-Gon, El Encin Golf, Señorio de Illescas Golf y La Faisanera Golf que nos hicieron llegar regalos para esta última cita de la AEPJG

Ahora toca hibernar y acopiar fuerzas para la temporada próxima, que ojalá sea siquiera como la recién terminada, tanto en número y calidad de los torneos, como en la afluencia de jugadores. Y aunque los veteranos no se dejen amedrentar sigamos impulsando la incorporación al club de compañeros jóvenes a los que ir pasando el testigo. Por mi parte, espero recuperarme y poder estar en condiciones de competir más asiduamente, y sobre todo de compartir estos ratos de juego, deporte y espléndida camaradería.

Fuente: AEPJG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *